sábado, 21 de mayo de 2011

#Spanishrevolution

La verdad es que no sabe uno por donde empezar a expresar el torrente de sensaciones que he tenido durante esta semana y lo que me queda, o al menos eso espero. Todos hemos sido testigos de como cuando se quiere, se puede. Y ciertamente no lograba ni todavía consigo entender como una iniciativa que se inicio en la red de redes (gracias a Rubalcaba y a nuestros amigos y profesores de la banda terrorista ETA) ha llegado hasta estos extremos. Y por si alguien no ha entendido bien el movimiento, esto no es la plaza Tahir, esto es la manera que tiene el pueblo de expresarle a la clase política que nos tiene hasta los güevos.

Si, doña Esperanza, no somos cuatro guarros mal vestidos antisistema, somos el sistema y resulta que por fin nos hemos dado cuenta en España que si queremos podemos. Así que yo que vosotros empezaría a gobernar para el pueblo, comenzaría a escuchar sus quejas y peticiones, no vaya a ser que al sistema se le inflen las pelotas y decida pararse o si lo prefieren pueden seguir su camino haciendo caso omiso de nuestro grito, pero recuerden que es el pueblo quien les sienta en su trono, quien fabrica su trono y quien mantiene su trono.

Y que sacamos con todo esto: ESPERANZA, ilusión por continuar luchando para que nuestros derechos no se vean recortados a su mínima expresión, fuerzas para levantarse cada día con ánimo de afrontar otra jornada laboral (si señora Merkel, a pesar de los 5 millones de parados en España se trabaja y mucho), a fin de cuentas, ganas de seguir forjando el camino que nos lleve a los españoles a disfrutar DE UNA DEMOCRACIA REAL.

¿Y ahora qué? Pues en teoría toca reflexionar, pensar, discurrir, hablar, comentar, votar, ¿no? ¡votar no! Que ha dicho la prensa que el movimiento lo que busca es la abstención, el voto en blanco y el voto nulo. Pero como se puede ser tan gilipollas y estar tan mal informado, en ningún momento se ha pretendido coartar la libertad de voto del pueblo español ni se pretende a día de hoy influir sobre la decisión de voto que tomen en el día de mañana.

Esta maquinaría no se ha puesto en marcha para pararse el Lunes, espero; no se consigue mayor ni mejor democracia influenciando en una campaña electoral destinada a elegir ayuntamientos y comunidades. Quiero y presupongo, queremos, construir un país donde sea el pueblo el que rija la toma de decisiones, para lo bueno y para lo malo, construir un país donde no manden los mercados ni sean los bancos los dueños de nuestro destino y eso en España supone un cambio.

Por eso ahora la pelota está en el tejado del gobierno y de los próximos alcaldes y presidentes de comunidades, ellos son los que verdaderamente deben cambiar, son los que se tienen que sentir obligados a dar lo que el pueblo les pide, son realmente los que tienen los instrumentos para remodelar nuestro sistema democrático y no defraudar una vez más a una ciudadanía que ha dicho ¡basta! son los que tienen la llave del cambio, porque el poder lo tenemos nosotros y como os hemos demostrado, no dudaremos en usarlo, ahora ya no.

Saludos sensatos.