martes, 21 de diciembre de 2010

Un niño musulmán denuncia a su profe por hablar de jamón en clase

Según el relato de los hechos, el profesor estaba explicando los distintos climas en una clase de geografía y puso como ejemplo el pueblo de Trevelez por su clima frío y seco. Según cuenta el periódico, “a modo de anécdota, el profesor contó que precisamente ese clima favorecía la curación de los jamones. Entonces el alumno pidió al docente que no hablara de jamones puesto que le ofendía la cuestión al ser musulmán”.  
El docente dijo el alumno que en sus clases no tenía en cuenta la religión de sus estudiantes, pero al parecer la familia no se quedó a gusto cuando conoció los hechos, hasta el punto de que acudió a la Policía Nacional a poner una denuncia sin hablar previamente con el profesor.

Según “El Diario de Cádiz”, el profesor “está acusado de ser autor de un supuesto delito de maltrato de obra, alegando además motivaciones racistas y xenófobas”. Sus compañeros de instituto no dan crédito con lo sucedido y hablan de la impecable trayectoria del docente denunciado.

Esta claro que si sucedió así realmente, a esa familia musulmana le ha venido grande tener tantos derechos en nuestro país; como puede ser siquiera que se les pasara por la cabeza la idea de denunciar, no me lo explico. Podéis creerme cuando os digo que yo no me considero una persona para nada racista ni xenófoba y los que me conocen pueden atestiguarlo, pero de ahí, a que alguien denuncie este tipo de cosas me parece que hay un abismo insalvable, creo que va llegando la hora de poner las cosas en su sitio.

Me parece correcto que una familia emigre a otro país para salir adelante, para tener trabajo y una vida mejor, lo entiendo porque yo también lo haría, me parece correcto que una familia emigrante aproveche todas las oportunidades y ventajas que les brinde su nuevo país, lo entiendo porque yo también lo haría, pero lo que no me parece correcto es que una familia emigrante quiera imponer su cultura haya donde vaya, por mucho que sea el arraigo cultural o la devoción que tenga por su religión.

De hecho existe un refrán ESPAÑOL que dice “donde fueres haz lo que vieres” y eso es justo lo que deben hacer todos los inmigrantes o turistas del mundo, por que yo cuando tengo la suerte de poder salir de vacaciones fuera del país, no voy exigiendo que se acomoden a mi cultura ni a mis necesidades, soy yo el que cumple con sus premisas y no por ello me siento maltratado.

de fuera vendrán y de tu casa te echaran” es lo que piensa la gran mayoría de los españoles en los últimos tiempos y no solo los españoles, porque debemos recordar que también sucede por el norte de Europa, donde cada vez más, tienen éxito los partidos políticos que abogan “casi” por una limpieza étnica. Esto supone un grave problema y un riesgo importante de conflictos sociales, que nos hemos encontrado de bruces al pasar del conservadurismo más ultrajante de la segunda mitad del siglo XX al liberalismo absoluto donde todo vale y nada tiene la importancia que se merece. Por lo que ahora nos encontramos con situaciones absurdas, como esta.

Esto me hace pensar que deberíamos de replantearnos algunas políticas de integración, que yo sepa nadie obliga a nadie a permanecer en un país del cual no te gusta su cultura y si aún siendo así me quiero quedar, pues me aguanto y trago todo el “cerdo” que haga falta, hasta sus andares.