lunes, 7 de febrero de 2011

Tercera Verdad. El trafico de armas

En esta ocasión nuestros amigos de veoguadatv nos acercan al mundo del trafico de armas, bueno, exactamente la venta de armas, ya que los vendedores son los estados y eso ya lo convierte en legal. Nos adentran en otra verdad de la realidad, donde el gobierno saca nuestras tropas de las guerras y sin embargo, se dedica a vender arsenales enteros a países con conflictos abiertos o grandes tensiones, donde mueren miles o millones de inocentes, pero como siempre pasa, tiran más dos tetas que dos carretas o dicho de otro modo, importa más el dinero que nuestros “remordimientos” de conciencia, eso si, hay que tenerlos.




Si después de ver el video, te quedas con dudas de lo expuesto, debes saber que España ocupa el sexto lugar en el ranking mundial de exportadores de armas gracias a sus pocos complejos a la hora de elegir sus destinatarios. Sólo Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido superan las cifras de España. De hecho, el año 2009 fue de los mejores para la exportación de armas españolas, ese año el Gobierno concedió autorizaciones a la industria militar española para realizar exportaciones por valor de 1.346,52 millones de euros, dando como resultado un crecimiento de 44,1% con respecto al año 2008 y un 232% respecto del 2004.

El peso de las exportaciones a la UE en el conjunto de las exportaciones año tras año disminuye, así la presencia de armas españolas en países no industrializados o en países en vías de desarrollo coge cada vez más peso. En lo que respecta al panorama mundial, los cinco estados miembros del Consejo Permanente de Seguridad de Naciones Unidas: EE UU, Rusia, Francia, Inglaterra y China, todos ellos con derecho de veto, junto con Alemania, controlan el 72% del mercado mundial de armas. La misión de este Consejo es velar por la paz en el mundo, prevenir conflictos, organizar misiones de paz, decretar embargos e intermediar en los conflictos. Es decir, que aquellos que tienen por responsabilidad velar por la paz en el mundo tienen el control legal de las exportaciones de armas y son los principales exportadores del mundo.

Entre los otros países receptores de armamento español, destaca Turquía debido a la represión constante hacia el pueblo kurdo; Arabia Saudí o Marruecos, por su falta de respeto a los derechos humanos, o Angola, cuya situación interna es muy delicada ya que se encuentra en un proceso de rehabilitación posbélica y necesitaría destinar el grueso de sus recursos a mejorar la situación de una población que ha sufrido la violencia armada durante muchos años.

España también exporta armas a algunos de los países más pobres del mundo como Burkina Faso, Kenia y Mauritania o a países que debido a su elevado grado de militarización destinan más recursos al gasto militar que a salud y educación, como es el caso de Angola, Arabia Saudí, Turquía, Pakistán, Brasil, Ecuador, Emiratos Árabes o Jordania.

La ley de control de exportaciones de armas española establece que no se venderán armas a países sancionados, inestables, en conflicto armado, que vulneren los derechos humanos, que no condenen el terrorismo, o que tengan un nivel de bienestar delicado. A la luz de lo que dice la ley, no está claro como hay que interpretar las exportaciones a estos países que hemos mencionado.

Por otra parte hay que tener presente que la propia ley de control de exportaciones de armas establece que los datos sobre exportaciones de material de defensa y material de doble uso están clasificados conforme a la ley de secretos oficiales. Ello supone que las actas de las reuniones donde se decide conceder o no a una empresa española la autorización para exportar son secretas. Ello comporta que los informes que realiza el Gobierno simplemente recogen por cada país de destino, la cuantía de las exportaciones, una ligera información sobre el destino y el usuario final.