martes, 15 de marzo de 2011

Lo nuclear de nuevo a la palestra

Después del desastre natural que ha sufrido Japón la pasada semana y del que puede acontecer nuclearmente hablando en los próximos días, se ha reabierto el debate acerca del mantenimiento de esta fuente de energía, que siempre ha estado en el punto de mira de las asociaciones “verdes” y supongo que en la mente de algunos ciudadanos preocupados por la factura ecológica que habiendo o no desgracias de este tipo, son inherentes al funcionamiento mismo de este sistema energético.

Supongo que la principal pregunta que debemos hacernos es si realmente necesitamos aún las centrales nucleares para mantener nuestras demandas de energía eléctrica y evidentemente esto abriría otro debate acerca de si es necesario tener un umbral tan alto de demanda energética.

A la primera pregunta mi respuesta es que no, y es no por diferentes motivos. El primero de ellos es que actualmente disponemos de la tecnología necesaria para implementar otros sistemas de generación de energía eléctrica o directamente ya los tenemos en el mercado con ratios de generación suficientemente altos como para que resulten viables. Por nombrar algunos biomasa, eólica, hidroeléctrica, biocarburantes, solar térmica, solar eléctrica, solar termoeléctrica, geotérmica, etc.

Otro motivo a tener en cuenta y mucho son los residuos radioactivos que se producen con las centrales nucleares, pues no hace falta que pase ninguna catástrofe para darse cuenta que no controlamos para nada los vertidos de estos residuos, algunos situados en el fondo de los océanos, otros acumulados en fosas comunes y otros muchos que dios sabe donde irán a parar.

Para mi vale solamente este dato para detener definitivamente el proceso nuclear en post de una energía que realmente controlemos y que no suponga un impacto medioambiental superior al que podemos asumir. Imaginar que pasaría si finalmente se funde el núcleo en la central de Fukushima, que harían los habitantes japoneses si tuvieran 200 km cuadrados de territorio no apto para la vida a causa de la radiaccion. Y no hace falta explicar lo que supondría medioambientalmente hablando los millones de partículas radioactivas viajando por el aire a todos los lugares del mundo.

Muchos pensareis que esto no es extrapolable a otros lugares de la tierra, ya que lo sucedido en Japón han sido una concatenación de sucesos que pueden terminar en un fatal desenlace. Más vale que no le preguntemos a Murphy, ya sabes si algo puede salir mal, saldrá mal y como antes decía no tenemos el control total de algo horriblemente dañino para la humanidad.

En cuanto a la segunda pregunta, los que alguna vez me habéis leído sabréis que yo me posiciono más a favor de un decrecimiento social, lo que llevaría inefablemente a rebajar nuestra demanda energética. Incluso sin requerir este decrecimiento sería factible bajar nuestro umbral eléctrico con la utilización de la tecnología existente y por supuesto teniendo una mayor conciencia social acerca del gasto energético y lo que ello conlleva.

Por último quiero cerrar este articulo dándole mi más sincero pesame a todas las familias japonesas que han sufrido alguna perdida y como no mandarles todo mi apoyo para que salgan adelante y se sobrepongan de su terrible situación.